RESIDUO CERO

¿Qué es la agricultura Residuo 0?

 

Empezaré por decir que la agricultura en residuo 0 no está reñida con los productos fitosanitarios, de hecho se llevan muy bien, se complementan perfectamente, hecho que por el contrario sí que está reñido con los cultivos ecológicos.

Un cultivo residuo 0 puede combinar alternativas químicas de protección de cultivos, es decir, productos fitosanitarios de síntesis o incluso productos nutricionales con alto contenido en nitrógeno (no orgánico) manteniendo los plazos de seguridad para que los residuos de estos no aparezcan en el fruto en los temidos análisis multiresiduos. El cultivo ecológico tiene que cumplir una estricta norma respecto a los insumos que se han de aplicar en el campo, entre ellos por supuesto evitar todos aquellos insumos (control o nutrición) que procedan de la síntesis químicas. Ambas maneras de hacer agricultura tienen muchos puntos en común, pero también aspectos divergentes que es importante tener en cuenta. Todos los productos ecológicos vienen certificados por organismos oficiales que se suelen basar en diferentes reglamentos, por esa razón hay muchos entes que se dedican a certificar insumos con diferentes sellos, CAE, SHC,…., lo que pasa es que tiempo atrás los reglamentos no eran iguales e ingredientes de un producto que un organismo no certificaba lo certificaba otro, por eso había tanto lío, porque los fabricantes se iban a uno u otro certificador dependiendo del producto. Parece que hoy en día todo esto se ha regulado.

El concepto «Residuo 0» implica la necesidad de llegar al final del cultivo con un nivel de residuos por debajo de la límites máximos de residuos establecidos y con una cantidad de sustancias químicas detectables que cumplan con la legislación, sin embargo cambia la manera en la que llegamos a ese concepto ya que en la alternativa ecológica todos los insumos deben de ser ecológicos (por tanto se presupone que no habrá un residuo detectable al final del cultivo), sin embargo en los cultivos residuo 0, los insumos no tienen porque ser ecológicos si bien  la parte dedicada a protección de cultivos se deben de controlar muy bien los plazos de seguridad para que las materias activas estén por debajo de los LMR (Límite máximo de residuos) establecidos por Europa o por los propios supermercados.

Los puntos en común entre la agricultura ecológica y residuo 0 son claramente una apuesta por la sostenibilidad, trabajando con el ecosistema y no contra él. A medida que la tecnología microbiana ha avanzado se ha permitido interactuar con el suelo y subsuelo estimulándolo, comprendiendo como funcionan los elementos de regulación.

Hay muchos agricultores que por tipología de cultivo dicen que su cultivo es ecológico (porque no aplican ningún producto), pero en realidad la agricultura ecológica es otra cosa que va mucho más allá. Los réditos son superiores a la agricultura convencional en muchos casos, ya sé que esto puede llegar a sonar muy lejano, o una falacia, pero es la realidad a día de hoy en aquellos lugares donde se controla la cadena de comercialización exterior (exportación).

Aquellos agricultores que son capaces de manejar sus cultivos en residuo o (control de los residuos) serán capaces de comercializar sus productos en exportación o los podrán dedicar a la gran distribución dónde los controles en términos de residuos son más estrictos que en los mercados locales o convencionales. Lo que suele implicar también un aumento de la rentabilidad.

Por otro lado, hay muchos productos Residuo 0 compuestos por materias activas declaradas hoy como no ecológicas debido a su procedencia como los ácidos glucónicos (Gluconatos de Cu), los compuestos por un alto contenido de Nitrógeno (fuente nítrica), etc…, que no son considerados ecológicos sin embargo no dejan ningún residuo perjudicial para el medio ambiente. Como sabéis, para poder comercializar los cultivos debemos ajustarnos a un reglamento que determina los LMR (límites máximo de residuos que tienen los cultivos) y el número de materias activas para sacarles adelante. Ahí es dónde entran en juego todas estas soluciones de residuo 0 que complementan la acción fitosanitaria convencional o incluso en muchas ocasiones, la sustituyen.

Aunque la agricultura ecológica es un camino muy interesante, lo cierto y verdad es que no todas las zonas son tan benévolas para prescindir de las armas convencionales, y por esa razón debemos de jugar con productos contrastados en residuo 0 que nos permiten mantener nuestro cultivo con una buena sanidad.

Hasta ahora no he hablado de fitosanitarios, sólo de productos en general. Aquí quiero hacer un poco de abogado del diablo ya que en muchas ocasiones nos dejamos guiar por la palabra fitosanitario, «si es fitosanitario es bueno». Hay fitosanitarios ecológicos (como por ejemplo el Bacillus Thurigiensis (probelte), piretrinas naturales (Grupo Agrotecnología),  o por ejemplo el aceite de neem (Sipcam), todos ellos también residuo 0, y también hay productos como comentaba más arriba como los gluconatos de Cobre que van muy bien tanto foliar (curativo) como fertirigación (preventivo), jabones fosfóricos como coadyuvantes, o componentes que llevan lignosulfonato de Aluminio como el Brotone, Brotaverd que tienen acciones citoquinínicas y si me apuras «fungiestáticas» muy interesantes.

En resumen, espero que os haya quedado claro y os haya parecido interesante este post. Quizás ya tuvieses las ideas claras porque es algo común en tu zona. Mi objetivo simplemente es arrojar un poquito más de luz para todos aquellos se vayan enterando de que los caminos agrícolas, y sobretodo los caminos económicamente viables de la agricultura pasan por no hacer siempre lo mismo.

VALOR AÑADIDO Y SOSTENIBLE

Tanto las cadenas alimentarias como los consumidores finales requieren a sus proveedores controles más exigentes en materia de salubridad y control agroquímico de los productos que van a consumir.

DISTINCIÓN, CONTROL Y SALUBRIDAD

Nuestro modelo asegura estadísticamente un patrón en términos de residuos plaguicidas. El distintivo y su código inviolable avalan el control multiresiduos sobre el producto que lo incorpora, es decir, la marca avala bajo análisis efectuados por laboratorios acreditados por ENAC que los productos cumplen con la normativa europea, y es por tanto totalmente saludable consumir un determinado alimento.

ADAPTACIÓN AL SISTEMA PRODUCTIVO

El mayor de los retos radica en la adaptación de los procesos a todos los escenarios productivos que tenemos actualmente.

Residuo 0 tiene modelos para cada cultivo y sistema productivo, cooperativa, producción propia, tutelados, y cultivos (una o múltiples floraciones). El nivel de confianza no es inferior en ningún caso al 90% y el margen de error máximo no puede ser superior al 10%.

TRAZABILIDAD DEL PRODUCTO

Saber en qué lugar se consume un determinado producto, es una actividad clave para los fabricantes. Nuestro modelo le puede ayudar a manejar cualquier alerta sanitaria específica por lote informando a la cadena de valor de cualquier incidencia específica del lote o del producto. El usuario conocerá la incidencia al descargar el documento que residuo 0 elabora.
Mediante el sistema upperdevice podemos hacer el seguimiento de su producto cumpliendo todos los elementos legales en materia de LOPD y/o GDPR.
Mejorar la experiencia de la cadena de valor con su producto es un reto que Residuo 0 le ayudará a superar. Mediante la tecnología upperdevice, el usuario podrá descargarse el análisis multiresiduos del producto y comparar que cumple con la legislación en materia de residuos agroquímicos o en el caso de los insumos agrícolas, podrá descargarse el certificado “libre de residuos” específico del producto que el cliente está consumiendo o utilizando. Nuestro modelo certificador facilita los modelos de auditoría y responde en cualquier momento ante cualquier requerimiento de información necesario.

VENTAJAS y BENEFICIOS

El modelo agronómico de Residuo 0 asegura la sostenibilidad medioambiental y económica de las explotaciones encontrando el equilibrio entre niveles de producción aceptables y ausencia de residuos pesticidas.

La gran distribución y las grandes plataformas de compra buscan este modelo agronómico a fin de asegurar una cantidad aceptable de productos con los máximos estándar en cuanto a sanidad alimentaria. El sector primario tiene el reto de cumplir con las exigencias legislativas marcadas por la UE, es por tanto un buen momento de establecer el ámbito de trabajo de su compañía poniendo en valor las buenas prácticas en materia de residuos agroquímicos.

  • Transparencia en materia de residuos fitosanitarios durante todo el ciclo del producto.
  • Facilitará el proceso de auditorías IFs, Global GAP, etc…
  • Mejorará la experiencia de la compra de sus productos, generará una comunicación indirecta con su cliente le ayuda a mejorar la experiencia y le permite comunicarse directamente con él mediante la descarga del informe.
  • Asegurará el buen desarrollo técnico del cultivo.
  • Aseguramiento de la sostenibilidad tanto medioambiental como económica de su explotación.
  • Tendrá acceso a insumos convencionales y ecológicos para el control de plagas y enfermedades.
  • Crear una marca afín a un procedimiento saludable siempre es sinónimo de éxito y de calidad.
  • Conocer el emplazamiento donde su producto es consumido siempre aporta un valor comercial.
  • Generar una comunicación indirecta con su cliente le ayuda a mejorar la experiencia y le permite comunicarse directamente con él mediante la descarga.

En un ámbito comercial y de marketing tan exigente como el actual, hacer llegar a sus clientes sus buenas prácticas agrícolas desde una perspectiva clara, directa y concreta es un valor y una ventaja competitiva difícil de encontrar.

Residuo 0, un concepto «de moda» en el agro español.

El concepto de Residuo 0 es cada día más conocido en el sector agrícola español. A pesar de que aún el concepto no ha llegado de una manera fehaciente al consumidor español, los grandes grupos de compra tanto nacionales como internacionales están apostando por un modelo sostenible de hacer agricultura.

RESIDUO O, EL MODELO DE AGRICULTURA SOSTENIBLE.

La agricultura Residuo 0 permite utilizar productos de síntesis  tanto para nutrir como para proteger a los cultivos de plagas y enfermedades, sin embargo siempre se debe de cumplir la máxima de llegar al final de cultivo con concentraciones máximas por debajo de 0,01 mg/kg de concentración por principio activo.

Este formato, permite a las explotaciones aplicar modelos de producción sostenibles tanto económicamente como medioambientalmente, de tal forma que la suma de ambas hacen viable y próspero el modelo de trabajo en este ámbito.

El modelo de certificación Residuo 0 permite a todos los eslabones de la cadena, el controlar el n ivel de salubridad de sus propias producciones, de las producciones que son tuteladas o en el caso de grandes compradores o exportadores, asegurar la calidad de la fruta en sus lineales.

RESIDUO O, INTERNACIONAL.

El concepto de Residuo 0 crece exponencialmente en el mercado internacional, concretamente en Francia existen colectivos muy focalizados en el proceso agronómico de cultivos sin residuos fitosanitarios. RESIDUO 0, ofrece la posibilidad de controlar las producciones de sus proveedores o filiales internacionales a través de una red de partners locales que ejecutan el control sobre los cultivos locales y en tiempo real mediante tecnología Upperdevice.

TRAZABILIDAD, UPPERDEVICE.

Ls certificación de cultivos con RESIDUO 0, permite controlar el sistema productivo end to end,en cualquier lugar llevando una trazabilidad constante del cultivo, y por tanto haciendo partícipe de la salubridad del cultivo a los departamentos de calidad y/o compras de sus clientes. Este modelo genera una gran dinámica y otorga confianza en los moelos agronómicos aplicados, y por tanto confiere de un gran dinamismo a la cadena de valor.